Pistola de chispa, Francia siglo XIX. (zurda)

Reproducción de pistola de chispa con escudo de Napoleón en la empuñadura, fabricada en metal y madera con mecanismo simulador de carga y disparo.

Las pistolas de chispa disponían de una piedra de sílex o pedernal, que al accionar el martillo producía la chispa que encendía la pólvora. Todas estas pistolas requerían la recarga manual de su munición después de cada disparo. La munición, que se introducía por la boca del cañón, consistía en pólvora, proyectil y taco de papel, que servía de tapón para mantener comprimidos los dos anteriores dentro del cañón.

Estas pistolas se utilizaron como armas de autodefensa hasta mediados del S. XIX. Su alcance efectivo era corto y se usaban con frecuencia como un complemento de una espada o cuchillo. Las pistolas de chispa eran propensas a muchos problemas en comparación con las armas modernas, debido a la humedad o los disparos accidentales.

En el combate, generalmente estas armas se utilizaban para un solo disparo, puesto que el método de recarga era muy lento y no se solía disponer de tiempo para recargarla. Por tanto los combatientes después de disparar se veían obligados a desenfundar sus sables o espadas o a usar la pistola como cachiporra, ya que las circunstancias no permitían recargarla a tiempo.

Napoleón I Bonaparte (1769-1821), Emperador de Francia (1804-1815), consolidó e instituyó muchas de las reformas de la Revolución Francesa. Está considerado uno de los mayores genios militares de la historia, conquistador de la mayor parte de Europa. Comandó campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores operaciones militares conocidas hasta ese momento en Europa, involucrando a un número de soldados jamás visto en los ejércitos de la época.

¡Siéntete protagonista de las conquistas napoleónicas de principios del S. XIX con la reproducción DENIX de esta pistola!

Volver arriba